.


.


about          news          contact          social

.



GPS
2014


Existen multitud de culturas que han desarrollado maneras alternativas de relacionar humanos y no humanos de las cuales podemos aprender. Ontologías con relaciones más ambiguas y complejas que recomponen la continuidad entre naturaleza y cultura y abren las puertas a afrontar el problema desde una nueva perspectiva no basada en la simple plusvalía.

En el marco de la semana dedicada al estudio del Garbage Patch State, una isla flotante compuesta por millones de residuos plásticos y más de un 1.400.000 m2 que flota a la deriva entre el océano atlántico y pacífico, proponemos un proceso de animalización del edificio del Palacio de Altamira, sede del IED Design Madrid y organizador del evento, a través del trabajo sobre su fachada. La intención es dotar de personalidad casi humana a lo que hasta ahora es un simple problema ecológico mediante la creación de un nuevo personaje, Mr. GPS, para así ser capaces de poder establecer un diálogo bilateral entre dos partes con una misma legitimidad.

Hasta ahora las únicas alternativas que plantean soluciones a los problemas ecológicos las podríamos agruparla en dos grandes ideologías aparentemente contrarias. Por un lado estaría la ideología técnico-científica, característica de los grandes aparatos de gobierno oficiales que confiaría en que los desarrollos tecnológicos pudieran, si no solucionar, sí al menos contener los desafíos naturales a través de soluciones técnicas. Por el otro lado encontraríamos a la ideología de grupos etiquetados como ecologistas que defenderían supuestamente el punto de vista de la tierra. Si bien estas dos estrategias parecerían antagónicas, comparten a nuestro entender una error de base común. El de considerar a la naturaleza ya sea como bien de consumo en el primer caso, o como elemento primigenio a encapsular en un tiempo ideal en el segundo, como un elemento aislado resignado a asistir como mero espectador a los procesos de deliberación típicamente humanos.

Nuestra propuesta pretende hacer transparente la situación, sin juicios ni morales ni estéticos, sino creando el clima necesario para, en palabras de Chantal Mouffe, poder desarrollar una autentica discusión entre adversarios reconocidos por todas las partes.

A nivel material, la intervención se propone como un espacio de experimentación formal con materiales de reciclado similares a los que componen el propio Garbage Patch State. Mediante técnicas de unión, plegado y trenzado se ensayarán mecanismos de formalización de ideas y el trabajo con nuevos materiales, viendo sus posibilidades, no sólo expresivas, sino de valor añadido como descodificadores de información.