.


.


about          news          contact          social

.





The walls are coming down
2010
Premio FAD de opinión en intervenciones efímeras 2011
Catalogado Premio Arquia/Próxima 2012


The walls are coming down propone un espacio individual de activación sensorial que invita al usuario a una experiencia corporal y sensitiva. Una mezcla de tres especies aromáticas; margarita, lilium y clavel, envuelven una pequeña cámara blanca haciendo de esta un lugar propicio para la experimentación subjetiva. Se trata de cambiar el sentido tradicional de la relación entre sujeto y entorno por otro más operativo donde estos se construyan mútuamente, ampliando así el marco de acción de la arquitectura y desarrollando a la vez nuevas narrativas: innovación social, técnica y estética.

Forma, energía y flores (una ruta guiada a través de the walls are coming down)


Podríamos empezar por ejemplo desde aquí, refiriéndonos al proyecto como un espacio circular, un espacio donde uno puede entrar y simplemente experimentar con diferentes sensaciones a través de la vista, el tacto y el olfato. Podríamos explicar que fue construido para un festival de arquitectura en Barcelona, aunque eso no fuera lo importante, pero sí que duró tan solo tres días, porque al contrario de lo que parecía un impedimento, el hecho de que fuera a existir durante un plazo tan corto de tiempo y rodeado de elementos tan dispares, en realidad se convirtió en una oportunidad de trabajar con cosas leves y ligeras, casi evanescentes.


Podríamos entonces decir también que el proyecto se configuró a través de la articulación de tres espacios de los cuales acabó emergiendo la volumetría final del proyecto. Una persona que se acercara, primero vería una forma ovalada, estirada desde uno de sus extremos, y una vez dentro, se encontraría con otra, también circular pero más pequeña percatándose entonces de que entre medias había un tercer espacio que absorbía las diferencias. Exlicaríamos que ese espacio intermedio contenía las especies aromáticas y el olor que lo envolvía todo, y que también gracias a ese espacio la luz inundaba el interior, de manera que no sabías muy bien por donde entraba por que como sucede en Borromini, parecía que entraba por todas partes. Y entonces podríamos explicar que esto sucedía porque en realidad todo el proyecto no era más que un tejido a partir de pequeñas piezas iguales que repetidas de una cierta manera creaban una piel calada con tendencia a cerrarse sobre sí misma.


Podríamos decir también cómo lo construimos. Durante una semana mezclando la fabricación manual, con la fabricación digital, y que gracias a ello pudimos trabajar sobre lo específico, de manera más libre, para finalmente acabar de la misma manera que empezamos la memoria, refiriéndonos a la circularidad del proyecto. Circularidad que define la propuesta y que permite llegar a un punto en el que acaba difuminándose que es lo que fue antes, si forma o uso, si espacio o estructura, o si interior o exterior.


Descripción técnica


The walls are coming down es una doble piel de 5.553 piezas de foam blanco hechas mediante más de 33.000 cortes y 15.000 puntos de unión, colonizadas por 3 variedades de flores diferentes: 350 margaritas, 60 liliums y 150 claveles, tejidos mediante 50m de hilo de nailon y cosidos alrededor de una estructura de 48 piezas de dm lacadas en blanco, y ensambladas en 6 secciones verticales y 5 secciones horizontales.